Internacionales

Niño de 3 años entra a sociedad internacional de alto coeficiente intelectual

REINO UNIDO — Un niño de 3 años de Malasia que vive en el Reino Unido se ha convertido en el miembro más joven en unirse a Mensa UK, la sociedad internacional de alto coeficiente intelectual más grande y antigua del mundo, dijeron funcionarios de Mensa.

Muhammad Haryz Nadzim fue invitado a unirse a Mensa después de reunirse con un psicólogo y sacar 142 en la prueba de coeficiente intelectual de Stanford-Binet, colocándolo en el percentil 99,7, dijo su madre, Nur Anira Asyikin, a CNN.

“Enhorabuena a Haryz por su invitación a unirse a Mensa”, dijo John Stevenage, director ejecutivo de British Mensa, en un comunicado a CNN. “Obviamente es un joven muy brillante y estamos encantados de darle la bienvenida a Mensa”.

Para convertirse en miembro de British Mensa, una persona debe “demostrar un coeficiente intelectual del 2% superior de la población”, según su sitio web.

La prueba supervisada de Mensa IQ está diseñada para niños y adultos mayores de 10 años y medio. En cuanto a niños menores de 10 años, ellos deben ser evaluados por un psicólogo educacional para determinar su puntaje de CI.

Junto con su evaluación por un psicólogo, el puntaje de Haryz en el Stanford-Binet jugó un papel importante en su aceptación al Mensa británico, dijo a CNN el portavoz de Mensa, Charles Brown. La prueba consiste en una combinación de matemáticas, lectura, memorización y preguntas de pensamiento lógico.

Solo un “típico” niño de 3 años

La mamá de Haryz, una ingeniera que vive en Durham, Inglaterra, dice que su familia sabía que él era especial incluso antes de Mensa. En Kumon, el programa de matemáticas y lectura después de la escuela, fue nombrado en septiembre pasado para el cuadro de honor para estudiantes avanzados en ambas materias. Aunque ella se refiere a él como su “minicaja cerebral”, el pequeño genio es un niño normal en todos los demás estándares.

“Él es un niño de 3 años típico”, dijo Asyikin. “Realmente ama pintar y leer libros, realmente cualquier cosa de arte y manualidades. Le encanta jugar con Legos y Play-Doh especialmente…”.

Y cuando no está pintando o construyendo, a Haryz le gusta cantar.

“Estamos muy orgullosos y felices por Haryz”, dijo Asyikin a CNN. “No solo es bueno en lo académico, sino que es como otros niños a los que les encanta jugar y crecer. Sabemos que le devolverá mucho a la sociedad en el futuro”.

Fuente: CNN

FUENTE: https://noticiassin.com

Administrador

admin@enews360.com