Opinión

¡Misión de honor!

El hecho de que las elecciones, 2020, hayan coincidido con la estremecedora situación del COVIT-19, es obvio que ambos fenómenos desajustan el ritmo del quehacer cotidiano, aún cuando en sentido redondo, las actas históricas consignan que el país ha disfrutado su mayor prosperidad y abundancia en los últimos años, sin importar insolencias calculadas.

En efecto, el cambio está adelantadamente definido por los resultados que ostensiblemente se levantan frente a penosas características, habitualmente encuadradas en el trueque de un discurso cargado de nada, prometedor de todo y justo cuando el mundo valora la virtud de activar lo que  particularmente necesita cada nación para vivir.

Entonces, arribamos al instante cumbre de ese lapso que atomiza los ociosos recuentos de sectores que solo buscan ventajas a sabiendas de que los recursos del estado solamente puede ser ejecutados a partir de las reglas de la Constitución de la Republica.

Usted sabe, cómo redactar la verdad y entiende que es inexistente la perfección gubernamental, tanto aquí como en los demás países del mundo, aún cuando, en estos ocho años, prolifera la particular como específica excepcionalidad de mostrar sobre las estadísticas de los aguacates y de las frutas y frutos que justifican el consecuente sentido del campo que nutre al pueblo, sin ¨sorprender¨ a nadie.

Apúntelo, porque si al COVIT-19 se le hubiese ocurrido aparecer, antes de Danilo presentarse los fines de semana en campos del país, el hambre y la tuberculosis (¿?) hubiesen hecho estragos y no existirían suficientes vivos para enterrar muertos. Esto ultimo, no es hipótesis barata, sino certeza insoslayable y, a no dudarlo, busque la yuca y demás víveres en cualquier momento y punto del país, antes del toque de queda que humanamente favorece la esperanza de vivir.

Por demás, la misión de honor de Danilo Medina jamas será moralmente trastocada por el absurdo de mentir alegremente, por cuanto las llamadas  ¨administraciones anteriores¨ no tienen cómo superar la materialidad de la obra presentada durante la presente gestión.

Incluso, alimentación, techo, educación, luz, servicios, hospitales, planteles, cooperativas, más todo y cuanto prolifera en el país que, en honor a la verdad, seria difícil enumerar en  horas, porque  para contar el conjunto de realizaciones levantadas durante la actual gestión, es necesario colocar el alma antes que la ambición, lo cual seria una difícil tarea para la oposición, en razón de que  su ¨contabilidad¨ estaría negada a reconocer que sus aéreas están políticamente burladas por la sentencia de que ¨lo que esta a la vista no necesita espejuelos¨ .

Sin embargo, en caso de que lo expuesto sugiera la formulación de  barbaridades que fueren alegadamente ocultadas por el presente mandato, seria bueno recordar que ¨unas van de cal y otras de arena¨  y que las más  de las veces los juicios vacuos son notoriamente insomnes y por tanto sueñan semi despiertos  en semi alcanzar ventajas pecuniarias.

Para los que llevan anotaciones, Danilo Medina supera, en apreciable nivel, los aciagos registros laborables de la pandemia del coronavirus, porque trabaja sin descanso y cumple con lo que buenamente puede hacer y me complace repetir que su esfuerzo debe ser compartido solidariamente.

Ahora bien, el PLD de Bosch y de Temo, Danilo y Leonel, Reynaldo y Euclides, sin descontar otros históricos participantes, conjugaron en promedio el exitoso sentido político de esa organización, con 20 años de ejercicio en el poder.

En esa dirección, la llegada al poder de Danilo Medina en el año 2012, un nuevo, activo y esclarecedor estilo de gobernar, modificó rutinas y reventó pupilas, en razón de que sus ejecutorias entraron a una nivel de crecimiento que colocó al país en el primer lugar de los renglones que habitualmente señalan los organismos internacionales que suelen determinar cuales han sido los mejores.

Sin dudas que la Republica Dominicana ha tomado un prominente lugar, en materia de superación y ante el híbrido egoísmo de los intereses, que inicio el oscuro proceso de perseguir éxito con chantajes  políticos, les resulta muy caro porque, como aplastante ejemplo, Danilo levantó la obra mas importante y determinante de la vida nacional: ¡Catalina!

Eso, los puso más que perturbados, rabiosos e ignoro si mi criterio pudiera patentizar el hecho de que Danilo puso luz a noventa años de apagones, poco más o poco menos, producidos por los infelices efectos de intereses manchados  de sangre y tipificados por negocios sedimentados, más la barbaridad de escupir el proceso y mostrar como, hecho cierto que el pueblo, solo merecía que millones de dólares y pesos se perdieran en las nieblas de esas oscurecidas décadas.

Si de momento, algo faltase por decir, seria bueno recordar al 9-11, sin solicitar sus servicios, y juzgar al irónico trauma e accidentado incidente de que las ¨pírricas propinas¨ alegadamente colocadas por Odebrecht en su multinacional desplazamiento, estarían paralizados, en tanto y cuanto juegan a la política y al estilo de gamberros, al estimar que los demás son tontos y los restantes pendejos.

Empero, en el discurso de estos tiempos, los hechos se escriben con mayúsculas y el formato de la posteridad solo tendrá espacio para valorar las estadísticas de los gobernantes que conocen a su pueblo, mientras los dominicanos entienden que, más que noble, justo y merecido es pensar en su bienestar, como deber cívico, mientras Danilo solo disfruta la particularidad de entender que se trata, simplemente, de una es una Misión de Honor.

alberto.lopezdeschamps@gmail.com

JPM

FUENTE: https://almomento.net

Administrador

admin@enews360.com