Opinión

El oro y los minerales: garantía para salir de la crisis

POR JOSE SENA

Dentro  de los minerales que nos brinda la naturaleza, el oro, como metal precioso es el más deseado  y codiciado de todos, por ser un símbolo de poder,  prestigio   riqueza.

Esta excelente reputación  mundial  está avalada por sus  características  intrínsecas,  que lo diferencian de los demás metales  y  porque no se devalúa tan fácilmente como el dinero.

Como es  bien conocido en la economía, los mercados internacionales y en los bancos centrales de las naciones,  el  valor  del  oro  se  determina en base a la oferta y la demanda; el cual es idóneo para adecuar las reservas monetarias  y mantener fuentes de  divisas.

Para tranquilidad y bienestar de todos  los dominicanos, la nación   cuenta  con valiosas reservas auríferas que podrían permitir una producción mínima de  900,000 (novecientas mil) onzas  de  oro  por  año  hasta el 2044, riqueza que nos brinda  una garantía inmediata para contrarrestar los graves efectos económicos y sociales del COVID-19.

Este  respaldo  aurífero es el puente  que nos conduce a la estabilización de otros sectores  fundamentales de la  economía nacional; y  por lo que representa la minería responsable de hoy en día, es necesario  priorizar la producción industrial  de los yacimientos  minerales económicos que han sido  evaluados.

LA FUENTE DEL ORO

Su nacimiento es tan fascinante,  que como era de esperarse, existen diferentes teorías para su explicación.  Sin embargo, todas conducen a que se formó en el espacio exterior y que fue esparcido por todo el universo como un polvo de estrellas.

Según la teoría más popular,  el oro  se formó durante  el  Big  Bang  alrededor  de 5,000 millones de  años. Durante   ese lapso de tiempo, las diminutas partículas  auríferas  se compactaron  en plena  formación del planeta tierra y todavía  muchas de ellas, se encuentran  aisladas entre las rocas de  los distintos continentes.

COMO ENCONTRAR EL METAL DORADO

Antes de explicar cómo podemos hallar el oro en la naturaleza, es preciso mencionar que siempre ha dependido de la curiosidad humana, la ciencia y la tecnología; y que de acuerdo con varios historiadores,  el  encuentro  entre  el hombre y el oro fue casual, cuando  este  cruzaba,  bañaba  o pescaba  en un río.

Basado en  estudios geológicos, cuando el oro se desintegra  de las vetas o rocas producto de las corrientes de agua, produce el oro aluvial; cuando no se desintegra y es acumulado en rocas tubulares con cuarzo aparece el oro en vetas; y cuando ocurre en grandes volúmenes en rocas surge el oro diseminado.

La garantía que analizamos se basa en las reservas auríferas del yacimiento de Pueblo Viejo, pero el país cuenta  también con otros  yacimientos metálicos y no metálicos que  deben   evaluarse  todos  en conjunto, por su impacto positivo en las exportaciones y las construcciones nacionales.   

Con su sumatoria, podemos  anticipar una mayor garantía  al pueblo dominicano provista por la minería  en su conjunto, para  salir de la innegable recesión económica  que vendría  en  tiempo  del  COVID-19.

JPM

FUENTE: https://almomento.net

Administrador

admin@enews360.com