Opinión

Narcotraficantes y políticos inescrupulosos se enriquecen arruinando las vidas de los demás

Santo Domingo Este.-He estado pensando todos estos días en la similitud que tienen los narcotraficantes y los políticos inescrupulosos modernos, similitud que podemos ver cuando somos adictos a las drogas, y adicto a la política partidaria.

La mayoría de la gente cree que usted y yo tenemos la responsabilidad moral de librar a nuestra sociedad de los traficantes de drogas, una profesión que se enriquece arruinando la vida de otras personas.

Sin embargo, es un esfuerzo muy difícil que usted y yo podamos deshacernos de los traficantes de drogas porque existe un gran mercado para las drogas ilegales.

Una vez que un traficante de drogas tiene un cliente adicto a las drogas, es probable que haya asegurado un flujo de ingresos que continuará hasta que se termine la adicción o hasta que la persona muera.

Otra razón por la que existe un gran mercado de drogas ilegales se debe al hecho de que hacen que las personas se sientan bien mientras están drogadas. A menudo, esta es una automedicación que una persona usa para no tener que lidiar con la realidad de su vida.

La mayoría de la gente que utiliza estupefacientes tiene una creencia de que es más fácil escapar a una sensación de bienestar fabricada por las drogas, en lugar de reformar sus vidas para que sean verdaderamente saludables y prósperas.

Desafortunadamente, las mismas drogas que hacen que una persona se sienta bien contribuyen a la destrucción de su vida. A los que las usan les parecen muy amigable, pero son un enemigo asesino.

¿Qué tiene esto que ver con los políticos?

Hoy en día hay muchos políticos cuyas políticas son muy similares a las de los narcotraficantes. Esta mentalidad de víctima obsesiona los valores de las personas para que crean que tienen derecho a recibir ayuda.

Tal ayuda es nada menos que un robo ordenado por el Estado, y los beneficiarios de tal robo se convierten en nada más que esclavos modernos.

La razón por la que muchos políticos apoyan estas políticas no es porque realmente se preocupen por los pobres, sino para que puedan asegurar su posición de poder y riqueza en la sociedad. Saben que las personas que se han vuelto adictas al estado votarán por los políticos.

Sin embargo, a diferencia de los traficantes de drogas, el sentimiento público hacia los políticos que promueven tales políticas suele ser amistoso. No solo crean esclavos de las personas a través de sus políticas progresistas, sino que también engañan a los demás para que los apoyen jugando con la compasión de las buenas personas.

Bombardean nuestra sociedad con argumentos que complacen las emociones de la gente para que estén dispuestas a pagar cualquier costo para llevarlo al poder. El problema es que las políticas del estado no son para ayudar a las personas, es para ayudarse a sí mismo, y al poco tiempo de llegar al poder solo destruyen el sentimiento de la gente.

 


El deber de un hombre, es estar donde es más útil.

FUENTE: http://loultimodigital.com

Administrador

admin@enews360.com