Opinión

Donald Trump ganará con el voto dominicano

Yo no he sido político nunca y por eso me sorprende la “devoción” que los dominicanos sentimos por el Partido Demócrata; especialmente en Nueva York, Inclusive, todos los oficiales que hemos llevado a los organismos de cogobierno han sido del “partido del burro”, o sea, del demócrata. Muy raramente votamos por un republicano. Ese ha sido uno de nuestros grandes errores en USA.

Y si miramos bien la historia, a los demócratas no tenemos que “deberle nada” porque nada han hecho por nuestro país. Muy por el contrario, fue durante el ejercicio de presidentes de ese partido cuando fuimos invadidos (1916 y 1965) y dieron el nefasto golpe de estado al profesor Juan Bosch (1963).

Pero, por otro lado -en asunto de migración- el único programa de amnistía que ha favorecido a algún dominicano indocumentado en Estados Unidos, fue en tiempos del muy apreciado y siempre recordado presidente Reagan, que, desde luego, era republicano y no demócrata.

Las diferencias entre demócratas y republicanos, para nosotros, se han sentido en otros renglones que afectan directamente la calidad de vida y las costumbres familiares que nos impusieron nuestros padres y que ya, forman parte del bagaje cultural que hemos de entregar como herencia a nuestros hijos.

Recordemos la crisis inmobiliaria del año 2008, cuando gobernaba el presidente Obama. La solución que el equipo demócrata concibió fue entregarle sobre los 700,000 millones de dólares -provenientes de los que pagamos taxes- a los bancos comerciales, que fueron repartidos entre los ejecutivos de las grandes corporaciones. Y, de todas formas, cientos, tal vez miles de dominicanos perdieron sus residencias.

A contrapelo y lo cito sólo para comparar, en esta crisis causada por la epidemia generada en China, la respuesta gubernamental ha sido mucho más directa que la ofrecida en tiempos de Obama. Todos los ciudadanos recibieron -de manera individual y general- un chequecito de 1,200 dólares, que no es gran cosa, pero que nos sirvió para aliviar la precaria situación en que nos encontramos a causa esta calamidad.

Bajo la presidencia de Donald Trump, la mano amiga del gobierno central ha llegado más efectivamente a los dominicanos. Es más, voy a afirmar algo que yo sé no caerá bien a muchos: en esta crisis, mucha gente nuestra ha recibido más dinero del que recibía trabajando normalmente y hasta se aumentó el volumen de las remesas que enviamos a nuestros familiares.

Trump manejó el tema de la pandemia de forma elegantemente profesional y con gran responsabilidad, evitando crear el pánico en la población. Su trabajo ha sido reconocido -claro, a regañadientes y sin quererlo- por el enviado especial de la OMS para el COVID-19, el doctor David Nabarro, cuando reconoció esta semana que, “el confinamiento por sí mismo no va a resolver la propagación del virus y que tiene efectos devastadores en la población más pobre”, tal como ha sostenido nuestro presidente.

En otro campo -un poco más sensible, por lo que implica- los gobiernos que se decían “demócratas”, han deportado sumariamente más dominicanos que el presidente Trump, a quien la propaganda liberal ha tildado injustamente como “antiinmigrante”. Sabemos que su discurso es agresivo y busca conquistar la masa votante que “gana las elecciones”, pero, en los hechos, Trump es mucho más compatible con nosotros que los bandidos del partido de Biden.

Sin embargo, la mayor agresión que hemos recibido de los demócratas y que Donald Trump eliminó en cuanto se juramentó el 20 de enero de 2017, fue el habernos enviado una pareja de gays como embajadores y que ellos se pasearan por nuestras escuelas, exhibiendo su afrenta e invitando nuestros niños a imitar su retorcido estilo de vida.

Claro, pavonearse indecentemente por las aulas dominicanas promoviendo la homosexualidad -a la que no me opongo, pero, no promuevo- fue posible sólo porque los trúhanes que dirigían el país entonces actuaron en contra de nuestra cultura, nuestras costumbres y del pensamiento social de nuestros padres. 

Quise contar esta historia, porque creo que los dominicanos debemos sentirnos comprometidos con Donald Trump, que es el presidente americano que más se ha sintonizado con nuestra realidad. A votar masivamente en las elecciones para evitar el triunfo de ese partido que tanto nos ha agraviado históricamente.

Él ha manejado con brillantez la crisis comercial y política con China y es el único que en este momento puede detener la peligrosa avanzada imperialista de esa nación en América. Esta misma semana mandó una comisión de alto nivel a República Dominicana para firmar acuerdos que garanticen el mejoramiento de los puertos sin perder nunca la soberanía nuestra sobre ellos, que es el objetivo de los chinos.

Para finalizar, solamente quiero pedirles el voto de respaldo a Donald Trump por estas sencillas razones:

1.     Siempre busca el bienestar de los estadounidenses y latinos de trabajo

2.     En menos de cuatro años ha hecho más por este país que lo que ha hecho Biden en sus casi cincuenta años en el Congreso de Washington

3.     Ha impuesto la Ley y el Orden en la frontera y evita que los anarquistas y radicales se impongan sobre la gente de trabajo, como pasa en Venezuela

4.     Debe terminar el muro fronterizo, para controlar el contrabando de todo tipo, como sucede también en nuestro país

5.     Por primera vez en cuarenta años, USA no ha estado envuelto en una guerra y nuestros muchachos no regresan muertos, llenando de dolor y tristeza sus hogares

6.     Tenemos que enfocarnos en la gente que coincide con nosotros, pronación, antiaborto, provida, profamilia, respetuosos del matrimonio entre hombre y la mujer

7.     Trump es aliado nuestro, Biden y los demócratas son aliados de Haití  

Esta quizás, sea nuestra última batalla amigos votantes, y tenemos que ser enérgicos e inteligentes en las elecciones de noviembre.

fquinones505@gmail.com

JPM

FUENTE: https://almomento.net

Administrador

admin@enews360.com