Nacionales

Pareja vino de Brasil, entre nueve muertos

Santiago. Una pareja de esposos, que recientemente había regresado desde Brasil hacia su natal Gonaïves en Haití, figura entre las nueve víctimas por ahogamiento al caer el carro en que transportaba a 17 indocumentados con destino hacia Santiago.

Kenson Altida, de 41 años de edad, y su esposa Jocerine Rafhael, de 40, dejaron sus sueños de progresar en el país suramericano para venir a ver a una niña de cuatro años de edad que se encuentra en la República Dominicana, específicamente en Santiago. Los cuerpos fueron identificados por Marie Joe Raphael, hermana de Jocerine tras acudir junto a varios amigos al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), donde se encuentra los cuerpos de los extranjeros y del chofer Miguel Antonio Castro Mercedes.

La pareja, que duró ocho años trabajando en Brasil, dejó otros dos hijos de 18 y 17 años en la nación suramericana, quienes no habían sido informados de que sus padres murieron como consecuencia del tráfico y trata de personas en la frontera dominicana-hatiana.

Proceso de dolor

“El grupo salió desde Gonaïves el pasado viernes y llegaría en la mañana del lunes a esta zona de Santiago. Mi hermana vino a ver a sus niña de cuatro años que está conmigo”, dijo Marie Joe Raphael. Aunque tres de los extranjeros tenían en sus bolsillos documentos como el de Javier Dieufait Son, de 20 años de edad; el estudiante Pierre Jean Bernard, con un carnet del Center Informatique Applique y Exaneau Cabe, de 25, quien presentaba un permiso temporal de trabajo presuntamente otorgado por la Dirección General de Migración, ningún pariente se ha presentado en INACIF.

Hasta el momento, quedan sin confirmar los cuerpos de otras dos mujeres que se encontraban entre las víctimas. Las dificultades económicas también para trasladarlos a su tierra natal se han convertido en un obstáculo.

Chofer vivía de tráfico de personas

Los familiares del chofer Miguel Antonio Castro Mercedes, quien conducía el vehículo envuelto en la tragedia, era reincidente en este tipo de actividad, según confirmó la familia. A través de programa de Radio de José Gutiérrez, admitieron que este se dedicaba al tráfico de personas, a pesar del peligro y de las advertencias que en varias ocasiones le habían hecho.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros ¿Te gusta el contenido de este artículo?

¿Quieres ver más contenido como este?

¿Que tipo de contenido te gustaria ver mas en nuestro sitio?

FUENTE: https://www.elcaribe.com.do

Administrador

admin@enews360.com